diumenge, 22 de gener de 2017

The other room

Putli retired to the other room for five days. It was a tiny windowless cubicle with an iron bedstead, an iron chair ans a small steel table. The room opened directly on the staircase landing opposite the kitchen.
Every Parsi household has its other room, specially reserved for women. Thither they are banished for the duration of their unholy state. Even the sun, moon and stars are defiled by her impure gaze, according to a supersition which has its source in man's fear of blood.
Putli quiete enjoyed her infrequent visits to the other room. It was the only chance she ever had to  tes. And since this seclusion was religiously enforced, she was able to enjoy her idleness without guilt.
Putli spent her time crochetting or tatting. She left the room only to use the bathroom. Then she would loudly proclaim her intention and call, 'I am coming. I wan to pass urine', or, as the case might be, 'I want to wash.'
In either case, if Jerbanoo or Freddy were at the prayer table the anxiously shouted, 'Wait!'
Hastily finishing their prayers they scurried out of the room and called back.
'All right, you can come now'.
Once the all-clear was sounded, Putli made a beeline for the bathroom, carefully shading her face with a shawl from a prayer table.
She was served meals in her cubicle. A tin plate and a spoon, reserved for the occasion, were handed over by a servant boy. She knew she couldn't help herself to pickles or preserves for they would spoil at her toch. Flowers, too, were known to wilt when touched by women in her condition.
The family was permitted to speak to her through closed doors, or, in an emergency, even directly.  Provided they bathed from head to foot and purified themselves afterwards.


The crow eaters, Bapsi Sidhwa.

dimarts, 17 de gener de 2017

Los mejores libros del Iceberg de 2016




1) El Iceberg de Oro de 2016 es para Las ratas, de Miguel Delibes. Relato arisco y triste de la miseria en un pueblo agrícola castellano durante el franquismo, Las ratas es la guinda de un año en el que la novela ha dominado el Iceberg.

2) Lullaby, de Chuck Palahniuk, se hace con el Iceberg de Plata. Lullaby es el genio de la nueva corriente de ficción que exagera hasta el límite la realidad.

3) Milena Busquets y su archicelebrado También esto pasará obtiene el Iceberg de Bronce con una valiente novela biográfica. Desmarcándose del retrato familiar exhaustivo y cronológico, Busquets se centra en momentos y aspectos concretos de la relación madre-hija.

El top 5 lo cierra el único libro de no ficción premiado en 2016, En mi barrio no había chivatos, de Arturo San Agustín, y la novela de John Steinbeck Cannery Row.

divendres, 13 de gener de 2017

The 2016 Best Iceberg Series and Films



1) For the first time a TV serie wins The Golden Iceberg: Better Call Saul, Season 1, a creation by Vince Gilligan and Peter Gould.
The Wire and True Detective were previously awarded by the Iceberg but Saul Goodman makes a deserved first with a humorous and honest story about an attorney's life and about the relation between brothers.

2) Paul Thomas Anderson and the late Philip Seymour Hoffman win The Silver Iceberg with The Master.

3) Another TV serie, a fine BBC production from the 80's, gets the Bronze Iceberg: Smiley's People, directed by Simon Langton with Alec Guiness and John Le Carré giving their best.

El top 5 lo cierran dos obras tremendamente valientes: Bilbao, de Bigas Luna, jugándosela con un film experimental en 1978 que incluso hoy sería tan difícil de producirse, y Birdman, de Alejandro González Iñárritu, con un Edward Norton magistral.

dijous, 12 de gener de 2017

Les millors cançons del 2016 a l'Iceberg




L'Iceberg d'Or és per a un clàssic de la música negra interpretada per blancs, Chicago, i el seu hit Listen.

L'Iceberg de Plata és per a la versió que va fer el compositor Galt MacDermot de Let the sunshine in.

L'Iceberg de Bronze és un homenatge a les bandes sonores de la saga Ocean's: Lazy, de Yellow Hammer.

Tancant el top 5,  Brian Eno amb l'espectacular Golden Hours i les promeses del pop indie espanyol Papaya amb Cosas Fascinantes y Sencillas.

diumenge, 1 de gener de 2017

Caballo de sal



Mi alma está ardiendo en el centro de la ciudad. Mira cómo se quema, mira cómo estás. En el ojo del huracán se concentra el placer, 
mira cómo te mueves, mira cómo estás.
El invierno no nos congelará 
aunque no tengamos nada que quemar.
El invierno no nos congelará 
aunque no tengamos nada que quemar.
Camino con tu recuerdo sin saber a dónde voy, 
mira cómo te mueves, mira cómo estás.
La tristeza nos hace daño, crea heridas en tus labios. Mira cómo te hiere, mira cómo estás.
El invierno no nos congelará 
aunque no tengamos nada que quemar.
Mi caballo anda siempre en aguas con sal 
y mi cuerpo ya solo te quiere amar.
Mira cómo te mueves, mira cómo estás.
El invierno no nos congelará 
aunque no tengamos nada que quemar. Mi caballo anda siempre en aguas con sal 
y mi cuerpo ya solo te quiere amar.

Papaya, Caballo de sal.

dissabte, 24 de desembre de 2016

Cada un lo just darà





iudicii Signum: tellus sudore madescet.

E caelo rex adveniet per saecula futurus,
Scilicet ut carnem praesens ut iudicet orbem.

Exuret terras ignis pontumque polumque,
Inquirens, taetri portas effringet Averni.

Eripitur solis iubar et chorus interit astris.
Voluetur caelum, lunaris splendor obibit;
Deiciet colles, valles extollet ab imo.

Sed tuba tum sonitum tristem demittet ab alto
Orbe, gemens facinus miserum variosque labores,

Tartareumque chaos monstrabit terra dehiscens.

Reccidet e caelo ignisque et sulphuris amnis.


Cant de la Sibil·la, interpretat per Jordi Savall i Montserrat Figueras.


[El jorn del judici

parrà el qui haurà fet servici.
Jesucrist, Rei Universal,
homo i ver Déu eternal,
del cel vindrà per jutjar
i a cada un lo just darà.

Ans que el judici no serà,
un gran senyal se mostrarà:
La terra gritarà suor
i tremirà de gran paor.

Terratrèmol tan gran serà
que les torres derrocarà;
les pedres per mig se rompran
i les muntanyes se fondran.

Los puigs i plans seran igual.
Allà seran los bons i mals.
Reis, ducs, comtes i barons,
que de sos fets retran raons.

Gran foc del cel devallarà
mar, fonts i rius tot cremarà.
Los peixos donaran gran crit,
perdent son natural delit.

El sol perdrà la claretat,
mostrant-se fos i alteral;
la lluna no darà claror
i tot lo món serà tristor.

Humil verge qui haveu parit
Jesus infant en esta nit,
vullau a vòtron Fill pregar
que de l'infern vulga'ns lliurar.

El jorn del judici
parrà el qui haurà fet servici.]

dijous, 15 de desembre de 2016

World Miracles Report

This week, it's the Holy Virgin of Welburn, New Mexico. She came flying down Main Street last week. Her long red and black dreadlocks whipping behind herm her bare feet dirty, she wore and Indian cotton skirt printed in two shades of brown an denin halter top. It's all in this week's World Miracles Report, next to the cashier in every supermarket in America.
[...]
The Flying Virgin had fingernails painted bright pink with white tips. A French manicure, some witnesses call it. The Flying Virgin used a can of Bug-Off brand insect fogger, and across the blue New Mexican sky, she wrote: 
"STOP HAVING BABYS" (Sic)
The can of Bug-Off, she dropped. It's right now headed for the Vatican. For analysis. Right now, you can buy postcards of the event. Videos even.
Almost everything you can buy is after the fact. Caught. Dead. Cooked.
In the souvenir videos, the Flying Virgin shakes the can of fogger. Floating above one end of Main Street, she waves at the crowd. And there's a bush of brown hair under her arm. The moment before she starts writing, a gust of wind lifts her skirt, and the Flying Virgin's not wearing any panties. Between her legs, she's shaved.

Chuck Palahniuk, Lullaby.

diumenge, 4 de desembre de 2016

La consagració del caos



El summe sacerdot,
magre i marmori,
aquell de qui depenen el sentit del text i el final de l'alè,
avança solemnement entre meteorits rasants i abelles de mel
agra, cap a les tovalles posades en neus de desembre,
les setrilleres
i la copa plena de pa laminat. Va a procedir
–segons que exigeix la pompa verbal,
so del mal gust i del mal temps
que s'acosta–
a la lectura obligada de les diverses introduccions i, tot seguit, a
la consagració del caos.

Màrius Sampere, La consagració del caos (I).

dimarts, 29 de novembre de 2016

Las leyes de la Historia



–Jaume Roures: Podríamos discutir durante horas sobre Cuba, sobre la visión parcial que tenemos, sobre qué cosas son importantes o sobre los hechos de la revolución cubana, o nos podemos quedar con la imagen manipulada, desde mi punto de vista, de la teórica represión y todas estas cosas. Yo creo que la política y la democracia se miden por la defensa de eso que se llama el interés general, el interés y el bienestar de las personas, y si comparamos las ratios de Cuba con los de cualquier país de América Latina, Cuba está muy por encima; y si vamos un poco más allá, podemos decir que en ratios de salud, educación, etcétera, no solo están por encima de los de América Latina sino por encima de los de España, sobre erradicación de la pobreza, sobre la erradicación del analfabetismo, etcétera. Lo que pasa es que en general es más cómodo ir poniendo el acento sobre si hay libertad de expresión y cosas similares, que también las podríamos comparar con las de aquí, por no ir tan lejos.

–Mònica Terribas: ¿Siempre será un blanco y negro? En el caso del repaso a Fidel Castro, siempre habrá quien continúe tildándole de dictador, y siempre habrá quien ponga en valor esto que dices.

–Jaume Roures: Nosotros hemos vivido una dictadura aquí, y tenemos parámetros para medir lo que realmente es una dictadura y qué no lo es. No hay dictadura que dure más de cincuenta años, como la supuesta dictadura de Fidel en Cuba, porque la gente no soporta las dictaduras durante tanto tiempo, y menos en el siglo XX y en el siglo XXI.

–Mònica Terribas: Nosotros la soportamos.

–Jaume Roures: ¿57 años?

–Mònica Terribas: 40, que tela.

–Jaume Roures: Bueno, sí, sí. Pero había gente en la calle, había disparos, había muertos, había torturas, había todo esto. Decenas de miles de personas en prisión, procesadas, y esto no pasa en Cuba, pese lo que se diga. Y si hubiera sucedido, en la escala que se dice, no habría aguantado ni Fidel ni nadie. Esto son las leyes de la historia, no excepciones cubanas.


Jaume RouresEl Matí de Catalunya Ràdio.

dijous, 24 de novembre de 2016

Amor impúdico

Somos, creo, la última generación que tuvo que ganarse, a pulso, el interés o la atención de sus padres. En muchos casos, lo conseguimos cuando ya era demasiado tarde. No consideraban que los niños fuesen una maravilla, sino un engorro, unos pesados a medio hacer. Y nos convertimos en una generación perdida de seductores natos. Tuvimos que inventar métodos mucho más sofisticados que tirar de la manga o echarnos a llorar para que nos hiciesen caso. Se nos exigía el mismo nivel que a los adultos, o al menos que no molestásemos y dejásemos hablar a los mayores. La primera vez que te enseñé una redacción escrita por mí, que había ganado un premio en el colegio –debía de tener unos ocho años–, me dijiste que no te enseñase nada más hasta que tuviese mil páginas escritas, que menos que eso no era una tentativa seria. Las buenas notas eran recibidas como una obviedad, las malas, con cierto fastidio, pero sin grandes broncas ni castigos. Ahora tengo la casa forrada con los dibujos de mi hijo pequeño y escucho al mayor tocar el piano con la misma reverencia que si fuese Bach resucitado.
A veces me pregunto qué ocurrirá cuando esta nueva generación de niños cuyas madres consideran la maternidad una religión –mujeres que dan de mamar a sus hijos hasta que tienen cinco años y entonces alternan el pecho con los espaguetis, mujeres cuyo único interés y preocupación y razón de ser son los niños, que educan a sus hijos como si fuesen a reinar sobre un imperio, que inundan las redes sociales de fotos de sus retoños, no solo de cumpleaños o viajes sino de sus hijos en el váter o sentados en un orinal (no hay amor más impúdico que el amor maternal contemporáneo)– crezcan y se conviertan en seres humanos tan deficientes, contradictorios e infelices como nosotros, tal vez más incluso, no creo que nadie pueda salir indemne de que le fotografíen cagando.