diumenge, 20 de juny de 2010

El Mundial visto desde el Icebelg (3)

A falta del grupo de la Muerte y del circo de la Roja, la segunda tanda de partidos del Mundial nos está dejando pocas alegrías. A saber, destaco:

1; el extremo derecho serbio que en el partido frente a Alemania consiguió lo nunca visto: se chutó él mismo a los huevos. Lo más parecido que se había producido en un campo de fútbol lo protagonizó posiblemente un servidor cuando, en un partido de hace ocho años con el Olympique de Kabul, al intentar hacerme un autopase de sombrero, me chuté en la cara.

2; la cara del entrenador japonés al perder el partido con Holanda. Cara de cabreo y de sadismo: duchas frías para sus jugadores, torturas en los pies, humillaciones y noches en el cuarto oscuro.
Holanda-Japón es el partido más serio que he visto en este mundial. Dije en un post anterior que Holanda me gustaba. Holanda no es espectáculo, es profesionalidad. Es la antítesis del confeti y la serpentina española, del mucho tacataca, “cómo me gusto” pero poca chicha. Japón también me pareció un equipazo. Tácticamente es una máquina engrasada que haría trizas a España. Holanda y Japón son dos equipos distintos pero unidos por el hecho de ser las dos selecciones más serias de este campeonato.
Son mis dos equipos a seguir.

Holanda: es fiel a la tradición y juega a tener la posesión. No se vuelve loca para marcar, es paciente y polivalente en cuanto a su estrategia en ataque. Delante, los jugadores cambian de posición como si fueran una tormenta eléctrica. En defensa es un equipo muy solvente.
Japón: defiende con tres centrales y en el medio campo, un rombo con alas de 5 jugadores. Sustenta su capacidad de triunfo en la gran calidad de su mediocampo, forzar que en este rombo el rival pierda la pelota y te metan un gol abriendo a las bandas o buscando una jugada a balón parado al borde del área. Japón perdió ante Holanda pero, a diferencia de otros mundiales, supo adaptarse a la situación e intentar remontar el partido.
Japón perdió porque juega sin delanteros, con un media punta como hombre más avanzado. El seleccionador apuesta al 100% por el medio campo. Para remontar el partido cometió la segunda y última cagada: meter en el campo a un medio centro más, Nakamura. El centro del campo japonés parecía el Portal de l’Àngel en la vigilia de Nochebuena.
No nos olvidemos que Nakamura está más acabado que Torrebruno. ¡Si hasta lo echaron del Espanyol!
Japón ganará a Dinamarca y pasará segunda de grupo.

***

Alemania-Serbia.
Sois muchos los que habéis pedido mi opinión acerca del partido Alemania-Serbia.
1; la expulsión de Klose es justa. Era su tercera entrada por detrás. Klose nunca se ha caracterizado por tener un elevado número de neuronas.
2; Los arbitrajes en este mundial, hasta el momento me parecen lo mejor del mundial. Me están pareciendo excelentes. Vi el Alemania-Serbia en un bar de alemanes. Querían asesinar al árbitro. Como me identificaron como español, y el árbitro era Undiano Mallenco, todas las críticas fueron dirigidas a mí. Nunca me había solidarizado tanto con un árbitro.
3; Alemania perdió porque Podolski falló todo y más, un penalti inclusive.
4; Alemania perdió frente a un equipo lamentable, el serbio, que tras marcar el gol regaló el balón a Alemania pese a estar jugando contra 10. Serbia es futbolísticamente penosa y no creo que pase a octavos.
***

Otros partidos a destacar:
1; Grecia-Nigeria: encuentro de alta tensión en el que ambos equipos se jugaban la eliminación. Grecia y su seleccionador, Otto el Loco Rehakles, se salieron con la suya (ganaron 2-1) porque Sani Kaita, interior de 24 años y que milita en las filas del Alania Vlaidkavkaz, se autoexpulsó de una manera incluso más idiota que Klose. Supongo que a Sani Kaita ya lo han mandado de vuelta a Nigeria y en estos momentos faena con una pala y un martillo en una mina de cobalto.
En Grecia juega el tío más odioso de este mundial. Georgios Samaras, alias Jesucristo superstar. Todos hemos sufrido alguna vez en nuestro equipo amateur al chupón de turno, al tío que se cree Maradona, que no pasa la pelota ni que se la pidiera Heidi Klum en tanga. Incluso peor, Samaras es el típico cretino que hace todo tipo de aspavientos con los brazos para que le pases la pelota, aunque esté rodeado por tres defensas. En 2006, el Manchester City pagó por Samaras 6 millones de libras. Nunca un jugador griego había salido tan caro. Hoy juega la liga escocesa.

2; Ghana-Australia: dos nombres para olvidar. Me da igual que los ghaneses hayan ganado dos partidos, es una selección que no sabe a qué juega. Han ganado a Serbia, que es de lo peor que he visto, y a Australia, el equipo llorón. Siempre hay una selección de llorones, y Australia es la selección de los llorones 2010. Jugaron con 10 y al que expulsaron, por salvar un gol con la mano, se fue llorando. Los delanteros fallaron lo imposible, y con cada error se hundían más y los delanteros hacían más cara de pena.
Ghana perderá contra Alemania y pasará como segunda de grupo. Si se encuentra con Inglaterra en octavos, se acabó su mundial. Si se encuentra con Eslovenia o Estados Unidos, podría alcanzar los cuartos.
Esta es la miseria de las Copas del Mundo: que un equipo digno de Segunda B puede colarse en los cuartos de final.

Cap comentari: